lunes, 25 de octubre de 2021

ROSARIO A SAN JOSÉ

Estamos casi concluyendo el año dedicado a san José, castísimo esposo de la Virgen María, custodio paternal de nuestro Señor Jesús. Y en un tiempo tan necesitado de virtudes, mirar a san José es ¡más que una buena idea!


Un rosario diferente


El rosario a san José usualmente está compuesto por septenarios (cinco grupos de siete cuentas), separados por una cuenta entre grupo y grupo donde se anuncia el misterio. Y la medalla que acompaña este rosario es precisamente, la medalla de san José.

Es precioso pensar que a través de este rosario es el mismo José quien lleva nuestras oraciones a los pies de María, nuestra Madre, para que interceda por nosotros. ¡Es como ver a un devoto esposo llevar el más hermoso ramo de rosas a su amada!

A continuación te comparto el paso a paso:

1. Oración Inicial


Empezamos tomando el rosario justo donde está la medalla de san José, luego de hacernos la señal de la cruz, rezamos la siguiente oración:

«San José, que con amor trabajaste la madera para en esta vida, vida pasajera, a tu familia el pan de cada día proveer. Oh san José, ahora en el cielo con Cristo, que extendido en el madero en el que vida eterna al hombre dio, enséñanos a reconocer, en el quehacer de cada día el camino hacia Dios».

2. Los misterios (mirando con los ojos de san José)


Además de meditar las virtudes de san José, este rosario nos invita a mirar con sus ojos los distintos eventos que rodearon la vida de nuestro Salvador.

Mirar con los ojos de un padre que muchas veces tuvo miedo, que tuvo la preocupación de sacar a su familia adelante, que sufrió persecuciones y que trabajó arduamente. Y todo esto, siempre de la mano de Dios con una fuerza de hombre fortalecida por la fe inquebrantable en Dios.

Aquí hemos encontrado diversas formas en la devoción popular para meditar los misterios, les ofrecemos dos:

Primera opción

Hace énfasis en contemplar los acontecimientos de la vida de Jesús de los que José fue testigo directo:

— La anunciación a José (Mateo 1:18-21). Contemplamos el gozo de José al recibir el encargo de tomar a María, Virgen, como esposa quien llevaba en el seno a Jesús.

— El nacimiento de Jesús (Mateo 2:1-12; Lucas 2:1-20). Contemplamos a José hombre, con el encuentro de lo divino, testigo de los coros de ángeles y de la presencia de la grandeza de Dios en el nacimiento de Jesús.

— La circuncisión y la atribución del nombre de Jesús (Lucas 2:21, Mateo 1:20-21). Contemplamos a José fiel cumplidor de la voluntad y de la ley de Dios.

— La presentación en el Templo (Lucas 2:22-38). Contemplamos a José devoto padre que acompaña a su hijo en el inicio de su vida religiosa.

— La huída en Egipto (Mateo 2:13-15). Contemplamos a José valeroso, jefe de familia que en momento de adversidad no duda en poner a su familia a salvo.

— El regreso a Nazaret (Mt 2:23). Contemplamos a José, confiado en la palabra del Señor que regresa y dedica su vida no solo a ganar el sustento para ella sino también a la educación de Nuestro Señor.

— El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo ( Lucas 2:44-46). Contemplamos a José, padre como cualquiera que sufre con las decisiones de su hijos pero confía plenamente en los designios del Señor.

Cada misterio se anuncia en las cuentas que separan cada grupo de siete (o cinco) cuentas, en cada cuenta rezaremos un Ave José :

- Salve, José, hombre justo, Dios te escogió como esposo de María y Jesús te honró con el nombre de padre.                                          -Salve, custodio del Redentor y protector de la Iglesia niversal, Protege nuestras familias y asístenos en la hora de la muerte. Amén.

— Gloria

Segunda opción

La segunda fórmula que hemos escogido, resalta las virtudes de este santo entre los santos:

Primera virtud de san José

«Por el tiempo que a María esperaste, danos la virtud para en silencio pacientemente esperar, esto es danos la paz».

Un Padrenuestro y cinco (o siete, dependiendo del rosario) Ave José:

— Dios te salve, oh José, esposo de María, ¡lleno de gracia! Jesús y su Madre están contigo: bendito tú eres entre todos los hombres y bendito es Jesús, el Hijo de María. 

— San José ruega por nosotros, los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

— Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado san José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

Segunda virtud de san José

«Por aceptar en castidad para María desposar, danos la virtud para vivir en pureza y castidad».

Un Padrenuestro y cinco (o siete, dependiendo del rosario) Ave José:

— Dios te salve, oh José, esposo de María, ¡lleno de gracia! Jesús y su Madre están contigo: bendito tú eres entre todos los hombres y bendito es Jesús, el Hijo de María.

— San José ruega por nosotros, los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

— Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. 

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado san José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

Tercera virtud de san José

«Por aceptar la paternidad de Jesús, danos la virtud para solo hacer la voluntad de Dios».

Un Padrenuestro y cinco (o siete, dependiendo del rosario) Ave José 

— Dios te salve, oh José, esposo de María, ¡lleno de gracia! Jesús y su Madre están contigo: bendito tú eres entre todos los hombres y bendito es Jesús, el Hijo de María.

— San José ruega por nosotros, los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

— Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. 

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado san José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

Cuarta virtud de san José

«Por el día que todo dejaste para tu Hijo salvar, danos la virtud para cumplir lo que Dios pida y vivir, como tú, en santa obediencia».

Un Padrenuestro y cinco (o siete, dependiendo del rosario) Ave José:

— Dios te salve, oh José, esposo de María, ¡lleno de gracia! Jesús y su Madre están contigo: bendito tú eres entre todos los hombres y bendito es Jesús, el Hijo de María.

— San José ruega por nosotros, los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

— Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. 

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado San José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

Quinta virtud de san José

«Por el día que tú Hijo encontraste hablando con sabiduría y callaste, danos la virtud de callar y aprender a escuchar al que en nombre de Dios habla».

Un Padrenuestro y cinco (o siete, dependiendo del rosario) Ave José:

— Dios te salve, oh José, esposo de María, ¡lleno de gracia! Jesús y su Madre están contigo: bendito tú eres entre todos los hombres y bendito es Jesús, el Hijo de María.

— San José ruega por nosotros, los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

— Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. 

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado San José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

3. Oración final

rosario a san José, ¿Cómo rezar el rosario a san José? ¡Guía visual, paso a paso!

Luego de los misterios podemos utilizar cualquiera de las siguientes oraciones, seguidas de las letanías a san José:

«Acuérdate, oh castísimo esposo de la Virgen María, san José, mi amable protector, que nunca se oyó decir, que alguno de aquellos que invocaron tu protección e imploraran tu socorro, hubiese quedado sin consuelo.

Lleno de confianza, me presento ante ti y me encomiendo con fervor a tu patrocinio. No desatiendas mis oraciones, oh padre adoptivo del Redentor, mas bien escúchalas y acógelas. Amén».

También puedes hacer esta:

«¡Oh Dios, que con inefable providencia te dignaste elegir a san José para esposo de tu Santísima Madre; te rogamos nos concedas tenerlo como intercesor en el cielo, ya que lo veneramos como protector en la tierra. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén».

«Gloria al Padre, al hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén».

4. Letanías a san José

«Señor, ten misericordia de nosotros (bis)

Cristo, ten misericordia de nosotros. (bis)

Señor, ten misericordia de nosotros. (bis)

Cristo óyenos. (bis)

Cristo escúchanos. (bis)

Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.

Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.

Santa Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

Santa María, ruega por nosotros.

San José, ruega por nosotros.

Ilustre descendiente de David, ruega por nosotros.    

Luz de los Patriarcas, ruega por nosotros.  

Esposo de la Madre de Dios, ruega por nosotros.  

Casto guardián de la Virgen, ruega por nosotros.  

Padre nutricio del Hijo de Dios, ruega por nosotros.  

Celoso defensor de Cristo, ruega por nosotros.  

Jefe de la Sagrada Familia, ruega por nosotros.  

José, justísimo, ruega por nosotros.  

José, castísimo, ruega por nosotros.  

José, prudentísimo, ruega por nosotros.  

José, valentísimo, ruega por nosotros.  

José, fidelísimo, ruega por nosotros.  

Espejo de paciencia, ruega por nosotros.  

Amante de la pobreza, ruega por nosotros.  

Modelo de trabajadores, ruega por nosotros.  

Gloria de la vida doméstica, ruega por nosotros.  

Custodio de Vírgenes, ruega por nosotros.  

Sostén de las familias, ruega por nosotros.  

Consuelo de los desgraciados, ruega por nosotros.  

Esperanza de los enfermos, ruega por nosotros.  

Patrón de los moribundos, ruega por nosotros.  

Terror de los demonios, ruega por nosotros.  

Protector de la Santa Iglesia, ruega por nosotros.  

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: escúchanos, Señor,

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: ten misericordia de nosotros».

Concluimos el rosario a san José haciendo la señal de la cruz.

Para tener en cuenta

rosario a san José, ¿Cómo rezar el rosario a san José? ¡Guía visual, paso a paso!